Si me hubieras planteado a mediados del año pasado aportar toneladas de comida a familias necesitadas como lo hacen los bancos de alimentos a diario, lo más probable te hubiera dicho “imposible”. “Olvídate, no estamos preparados para un proyecto así.”

La realidad nos ha demostrado lo contrario. Ya llevamos siete meses ayudando a familias de Madrid con comida variada.

Cuando comenzamos al final del primer confinamiento por el Covid, lo único que vimos era la creciente necesidad de las familias de dar de comer a sus hij@s y que la había que cubrir de alguna manera.

Y a día de hoy después de más de medio año ya hemos entregado más que 4,5 toneladas de comida. Esto es un montonazo para una iniciativa local que todavía es bastante pequeña y cuenta con unos recursos muy limitados.

Sin embargo hemos comprobado más que de sobra lo que ya intuíamos, que con pequeñas acciones se pueden mover montañas, o como en este caso toneladas de comida.

Y creedme, había días que terminamos agotados. Es que estas toneladas las hemos movido con nuestros propios brazos. Para deciros que cada compra no se mueve sólo una vez. Se lleva de la estantería al carrito, del carrito a la caja, de la caja al carrito y del carrito al maletero del coche. Con lo cual se puede decir que en estos meses hemos levantado 18 toneladas. ¡Figúrate! Un efecto provechoso colateral, la gimnasia que se hace con esta labor.

Con pequeñas acciones se puede lograr mucho, sólo hay que mantenerlas en el tiempo para que el efecto compuesto pueda actuar sobre ellas. Si te interesa descubrir el poder que está en tus manos por medio de estas micro-decisiones, te recomiendo la lectura de “El efecto compuesto” de Darren Hardy. Es un libro delgadito de lectura amena. A mi me ha impactado mucho.

Si quieres formar parte de este gran proyecto de personas que cambian su vida y la vida de otros por medio de pequeñas acciones, únete a nuestra comunidad la Tribu de los Lunes y aprovecha los recursos que están a tu disposición en el área exclusivo para nuestros miembros: la Zona MIP.

¡Dona tu cafecito!